150 mil hacen historia en Puebla

150 mil hacen historia en Puebla

Por Gabriel Fernández y Miguel Ángel Valle

El pasado jueves 5 de marzo se realizó una megamarcha estudiantil protagonizada por más de ciento cincuenta mil estudiantes de todo el estado e incluso se sumaron la UNAM y muchas entidades más. Movimiento que fue desatado por la ola de inseguridad en México y en específico por el asesinato de dos estudiantes de la UPAEP y uno más de la BUAP el 25 de febrero.

En punto de las siete de la mañana, los estudiantes inconformes se reunieron en la Avenida Juárez para comenzar una manifestación pacífica que tuvo como destino Casa Aguayo, donde los estudiantes se reunieron con el gobernador del Estado de Puebla, Miguel Barbosa.

La cantidad de universitarios era impresionante, pero siempre mantuvo un orden regulado por grupos encargados de contener y evitar que se pervirtiera por ajenos a la marcha. La organización previa a la marcha fue muy estricta y eficiente, se estableció un lenguaje de señas para mantener la comunicación dentro y fuera de cada grupo.

Éste evento trascendió fuera de la comunidad universitaria, madres de familia, adultos mayores y niños, presenciaron y mostraron su apoyo por el movimiento.  Además de acompañar a los universitarios, la solidaridad de la gente se hizo evidente cuando sin pedir nada a cambio, dieron comida y agua a los manifestantes.

El color negro en la vestimenta fue el distintivo de la unión y el luto por la pérdida de los compañeros. Durante la marcha se entonaron diversos cantos, entre ellos la mención de los estudiantes asesinados seguidos de un grito de “presente” para denotar que su esencia es el alma del movimiento.  El recuerdo de los 43 estudiantes de Ayotzinapa también se incluyó en los cánticos replicados por los grupos de universitarios.

150 mil hacen historia

Miles de mensajes escritos o dibujados en todo tipo de carteles adornaban la marcha con la intención de divulgar información pertinente para todo aquel que la presenciara.

El día 5 de marzo de 2020 quedará marcado en la historia de Latinoamérica y el mundo como uno de los movimientos más grandes y significativos, donde se demostró que la unión pacífica de miles de personas pudo establecer un mensaje sin la necesidad de generar daño o confrontación con la autoridad.

 

Post nuevo